La ikastola está en constante movimiento para poder conseguir aquello con lo que soñamos. Pedagógicamente, en los últimos años hemos afrontado retos importantes: desde la pedagogía de la confianza, hemos dado paso al proyecto Adaxka y junto con el proyecto EKI los hemos puesto en la base de nuestra pedagogía.

Junto con la transformación pedagógica, hemos transformado los propios espacios, enriquecidos con las opiniones del alumnado, profesorado y familias. La educación que queremos, la seguimos construyendo con mimo en el día a día.

Junto con el cuidado del bienestar emocional, psíquico y físico de todo el alumnado, queremos una educación basada en el principio de equidad, con especial atención al alumnado que vive situaciones sociales y personales desfavorecidas, para poder prever y superar las desigualdades. Para ello, la Ikastola debe tener un contexto de referencia que garantice la seguridad del alumnado, que les haga sentir que se tienen en cuenta y que se les escucha.


Quisiéramos que los alumnos de Seber Altube Ikastola fueran, entre otros, felices, que cuidaran el euskera y la cultura vasca enriqueciendo su mirada con otras lenguas, miembros activos del pueblo, personas equilibradas y sanas en este mundo cambiante, que sabiendo ser uno mismo formando parte de la naturaleza y capaces de colaborar entre diferentes.

Menú